Archivos de la categoría ‘Publicidad’

Cuando oigo hablar de video marketing “me se ponen” los pelos como escarpias. Lo siento. He visto cursos de tres días donde te garantizan conocimientos como para poder mejorar tu negocio desde ya. Así que sirva este post para defensa del video marketing. Del bueno, claro.

Cuando hablamos de video marketing hablamos del uso que una marca hace del video para promocionar un producto, o una idea, o sus propios valores… Y sí, se trata de una herramienta indispensable. Pero de ahí al “todo vale” hay un mundo tenebroso en el que nunca deberíamos adentrarnos. Porque un mal vídeo puede hundir una buena empresa. Y todo lo contrario, un buen video –técnicamente hablando- con escasos medios y una gran idea detrás, puede servir para que todo el mundo conozca, por ejemplo, una pequeña tienda de pasteles en el corazón de Lisboa:

El video marketing es como las armas: las carga el diablo. El hecho que sea una herramienta indispensable en estrategias de Social Media no significa que debamos descuidarlo hasta el punto de considerar lo doméstico como dogma. Es más, a mayor apariencia doméstica, mayor cuidado deberíamos poner. Porque no es fácil conseguir un video de apariencia real sin que lo sea. Y viralidad y realidad no son lo mismo. ¿Os acordáis del “levántate ZP”? Un reality bite inolvidable.

Y sí, a pesar de lo que digan algunos, el video marketing, como cualquier otra producción audiovisual, debe estar planificado, estructurado, guionizado y tener un objetivo claro. ¿Quieres feedback? Propón una buena idea que dé que hablar… Y adelante. Este de Samsung es espectacular. Y viral. Y doméstico. Y…

Hay quien piensa que el único objetivo del videomarketing es generar confianza. Qué va. Ni mucho menos. Su propósito es seducir. Tan simple como complejo. Por eso, quienes lo basan todo en esa supuesta confianza se inclinan por los videos de testimonios como paradigma de transparencia e improvisación. Tan improvisados están que algunos están grabados con el micro de ambiente, la cámara encima de la cara del entrevistado y éste con el sol de contra. Error. Ya pueden decir lo que quieran que si el video no tiene un valor informativo per se (y estoy pensando en catástrofes, guerras, o paraderos de los más buscados) puede hundir la reputación de la empresa.

¿O alguien puede creer que un viajero en un aeropuerto no tiene nada mejor que hacer que grabar y colgar un vídeo alabando las virtudes de su agencia de alquiler de coches? Pues no. En este caso, apariencia de realidad = mala factura + poca credibilidad.

Eso sí, un punto a favor de la duración. Los videos, por favor, cortos, concisos. Solo los buenos, muy buenos, pueden permitirse duraciones largas, muy largas. Y sí, en este también hay testimonios:

En fin, como el tema da para mucho dejamos pendiente un post en el que podamos abordar cuestiones más técnicas. Y nunca está de más dejarse asesorar por profesionales. No son caros. Doy fe.

Anuncios

Redes Sociales, publicidad online y offline. Da igual. Para todos, el medio es el mensaje. Y cuando lo que decimos queda escrito hay que saber que ya no hay marcha atrás. Prevenir es curar.

Hace unos días apareció un tríptico en mi buzón. Es de una empresa que vende cigarros electrónicos. La mantendré en el anonimato como muestra de buena voluntad. Esta empresa tiene tienda online pero también una tienda física. Es decir, se ha currado un plan de negocio, un estudio de mercado…  Ha hecho lo más difícil: abrir.

Ahora toca publicitarse. Es hora de ponerse en manos de profesionales de la comunicación. Insisto… de profesionales: no voy a detenerme ni en la idea ni en el diseño. No hace falta. Ni siquiera en el exceso de texto –que ya es-. Tan solo en la calidad de la redacción. Una muestra:

cigarro electrónico 2 copia

Uno… Desconozco la ley física por la que dos objetos son iguales sin ser los mismos. : “ ya que el humo, idéntico al del tabaco, tan solo es vapor”.  Dos… valga la redundancia.  Y tres… Aún hay más. Pero lo que viene a continuación lo dejo a vuestro discernimiento. Es como un  pasatiempos. No comment.

cigarro electrónico002

En fin. Escribir sabemos todos. Redactar, menos. Y crear, muy pocos. Y dicho esto me viene como anillo al dedo una cita de Somerset Maugham: “escribir con sencillez es tan difícil como escribir bien”. Y es que, por escrito, lo dicho queda siempre dicho. Y no hay marcha atrás. Es una cuestión de reputación de marca. ¿Cómo voy a fiarme de una que habla tan mal?

Sirva este ejemplo para reivindicar la profesionalidad de cada uno de los que componemos la cadena de comunicación. Y de reflexión para aquellos que creen que ofrecer un servicio integral es dominar uno mismo todas las disciplinas. Zapatero a tus zapatos. Porque hay quien está muy dotado para el diseño. Quien no tiene igual a la hora de diseñar estrategias. Y quien lo que mejor hace es escribir. Y todos juntos, sumamos.

Tengo un amigo que lleva muchos años haciendo storytelling. Aunque, hasta hoy no lo sabía. Porque acostumbramos a renombrar lo que ya existe para que parezca algo nuevo.

hoja de libreta

Y como no es este un blog para expertos, trataré de ser directo, breve, conciso. Así es como se lo he contado a mi amigo: el storytelling es la técnica de contar de historias.

Mi amigo se ha echado a reír y me ha remitido a Aristóteles. Le he dicho que sí, que el concepto es tan viejo como actual. Porque a las marcas ya no les basta con demostrar sus beneficios para seducir.

Imagina dos marcas que ofrecen un producto similar y de clase indiscutible -¿Adidas y Nike? ¿Apple y Samsung?-. y que, además, satisfacen las mismas necesidades. Ambos alcanzan el mismo estándar de calidad. ¿Qué hacer para distinguirse cuando ya no es suficiente el dato objetivo? ¿Cuándo ya no basta con apelar a la razón?  Entonces las marcas se ven obligadas a distinguirse entre sí en base a la percepción que el consumidor pueda tener de ellas. La razón da paso a la emoción.

Es cuando aparecen los valores. Las marcas tratan de potenciar la imagen mental que tenemos de ellas apelando a nuestras propias emociones: lo que nos impresiona, nos estremece, nos agita, nos altera… Lo que nos conmueve. No se trata ya de decirnos que hay algo nuevo sino de apuntar directamente a nuestro corazón… y disparar.

Y las marcas se sirven de las técnicas de “storytelling” para que conectemos con ellas a través de la emoción.  Parece fácil: contemos una historia trufada de elementos que nos son comunes a todos y compartámosla con los demás. Eso y no otra cosa es lo que hacemos en las redes sociales: vemos un video que nos engancha y no dudamos en compartirlo. Porque nos gusta escuchar historias. Es lo que hemos hecho desde que el mundo es mundo. Pero las historias no existen si no se comparten. Las buenas historias nos atrapan. Y entonces ocurre lo que la marca busca: la historia nos motiva, se activa nuestra percepción, se potencia el recuerdo.

¿A que parece sencillo? Mi amigo dice que no. Y eso que él lleva años viviendo de ello aunque antes lo llamáramos de otra forma.

Un ejemplo: este spot. A mi me parece que sabe cómo contar una historia que puede ser compartida.

Hoy se lo dedico a todos los que son padres. En especial al mío, que nos ha dejado demasiado pronto. Y también a todos los que siguen siendo hijos…

 


DDBLondon para Wolkswagen Polo.

Tema musical:  ‘Whispers and Stories’ / Sniffy dog